Volver

 

Para ser leído el sábado, 26 de agosto de 2017

La ofrenda especial de escuela sabática será recogida el sábado, 2 de septiembre de 2017

 

ENTRE LA RUTA DE LA SEDA Y LA RUTA DEL COMERCIO DE ESPECIAS

 

“Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos” (Mateo 8:11).

Descubrimientos arqueológicos recientes revelan que el comercio de las grandes monarquías antiguas fue mucho más extenso de lo que los expertos imaginaban. Se cree que la inmigración de judíos a China sucedió aproximadamente el año 200 a.C. Muchos creen que las personas de China y los países orientales oyeron el evangelio del apóstol Tomás. Pero también hay investigadores bíblicos que creen que Bernabé viajó con Tomás y luego siguió a China. Es evidente que estos discípulos siguieron a los comerciantes en las dos rutas de comercio principales; a saber, la ‘Ruta del Comercio de Especias’ y la ‘Ruta de la Seda”. Se cree haber visto en China a cristianos nestorianos aproximadamente en el año 500 d.C. La historia adventista muestra que Abram LaRue fue el primer misionero en China, realizando servicio autónomo en Hong Kong desde 1888 hasta su muerte en 1903. En el año 1902, el Pastor J.N. Andrews llegó a China y posteriormente desarrolló la obra en Hong Kong.

La Sociedad Misionera Internacional comenzó a trabajar en muchos países del oriente hace aproximadamente una década, con la excepción de las Filipinas, donde la iglesia ha estado en existencia por muchas décadas. Ahora hay muchos creyentes en la República Popular de China, Japón, Corea del Sur, Corea del Norte, Tailandia, Vietnam y Malasia; y hay almas interesadas estudiando para el bautismo en Camboya, Laos, Hong Kong y Mongolia. También hay aperturas en Singapur, Macao, y la República de China (Taiwán).

Las religiones mayoritarias en estos países son el budismo y el confucianismo. Además, hay muchas religiones indígenas que son practicadas, mientras que el ateísmo es muy fuerte entre la generación más joven. Las revoluciones industriales y tecnológicas ocasionaron muchos cambios a los estilos de vida de las personas. Es un gran desafío convertir a profesionales ocupados a cualquier religión debido a sus apretados horarios de trabajo.

Hermanos fieles de las Filipinas han aceptado el desafío de avanzar la obra de Dios en muchos de los países asiáticos, y ya se han bautizado almas. El obrero bíblico de Vietnam está viajando a través de la frontera para visitar Camboya  y está preparando personas para el bautismo. Hermanos de Malasia están avanzando hacia las ciudades principales. Se está abriendo la obra en Tailandia, con un bautismo a partir de este escrito y muchas almas interesadas que están deseosas de luz espiritual. Los hermanos chinos se han comprometido con la difusión misionera en Mongolia y algunas partes de Corea del Norte. Los hermanos de Corea del Sur también están esforzándose para esparcir el evangelio en Corea del Norte. Hasta el momento, un alma de Corea del Norte ha sido bautizada. Los creyentes de Japón también están haciendo planes para extender la obra a las ciudades principales.

Queridos hermanos y hermanas, necesitamos vuestras oraciones y apoyo para cumplir con la comisión del evangelio en países asiáticos. Se necesitan fondos para producir literatura en diferentes idiomas  y para cubrir los gastos de viaje, arriendo y mobiliario de los lugares de culto, cumplir con los requisitos de visa, cumplir con las normas gubernamentales, etc. Vuestras contribuciones generosas para la ofrenda especial de escuela sabática de la próxima semana fortalecerán y darán fuerza a la luz del evangelio que está brillando en esta parte del mundo. Dios os bendiga.

–Douglas Francis

Tesorero de la Conferencia General y Líder de la División Asiática

 

Léase el Informe Misionero del Sudeste de Asia