Volver

Lección22

Sábado, 25 de noviembre de 2017

 

La preparación del carácter

“Son especialmente importantes para la iglesia de nuestro tiempo las enseñanzas del apóstol sobre este punto. Para los que viven tan cerca de la gran consumación, deberían tener notable fuerza las palabras del apóstol: ‘Mas nosotros, que somos del día, estemos sobrios, vestidos de cota de fe y de caridad, y la esperanza de salud por yelmo. Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salud por nuestro Señor Jesucristo; el cual murió por nosotros, para que o que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él’” (Los hechos de los apóstoles, pág. 211).

 

La bienaventurada esperanza

1. Para los creyentes fieles, ¿es el regreso de Cristo sólo una doctrina, o un suceso aguardado en el futuro cercano? ¿Cómo llama esto el apóstol Pablo?

2 Timoteo 4:8

Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

Tito 2:13

Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.

“’El pensar en la venida del Señor –decía Baxter– es dulce en extremo para mí y me llena de alegría’ ‘Es obra de fe y un rasgo característico de sus santos desear con ansia su advenimiento y vivir con tan bendita esperanza’… ‘Ese es el día que todos los creyentes deberían desear con ansia por ser el día en que habrá de quedar consumada toda la obra de su redención, cumplidos todos los deseos y esfuerzos de sus almas’. ‘¡Apresura, oh Señor, ese día bendito!’ (Richard Baxter, Works, tomo 17, págs. 555, 500, 182, 183). Tal fue la esperanza de la iglesia apostólica, de la ‘iglesia del desierto’, y de los reformadores” (El conflicto de los siglos, pág. 305).

“Somos peregrinos y extranjeros que esperamos la bienaventurada esperanza, la manifestación gloriosa de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, y oramos por ella. Si creemos esto y lo manifestamos en nuestra vida práctica, ¡qué acción vigorosa inspirarán esta fe y esta esperanza; qué ferviente amor mutuo; qué vida cuidadosa y santa para la gloria de Dios; y en el respeto que manifestemos por la remuneración, qué nítidas líneas de demarcación nos distinguirán con evidencia del mundo!” (El evangelismo, pág. 164).

 

Pocos preparados

2. Aunque Noé advirtió al mundo sobre el diluvio que vendría, ¿cuántos estuvieron preparados para aquel suceso en sus días? ¿Por qué fueron tan pocos?

2 Pedro 2:5

y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos.

Mateo 24:37-39

Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. 38Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.

“La Biblia declara que en los últimos días los hombres se hallarían absortos en las ocupaciones mundanas, en los placeres y en la adquisición de dinero. Serían ciegos a las realidades eternas…

“Tal ocurre en nuestros días. Los hombres se afanan en obtener ganancias y en la complacencia egoísta, como si no hubiera Dios, ni cielo, ni más allá. En los días de Noé la amonestación referente al diluvio fue enviada para despertar a los hombres en medio de su impiedad y llamarlos al arrepentimiento. Así el mensaje de la segunda venida de Cristo tiene por objeto arrancar a los hombres de su interés absorbente en las cosas mundanas. Está destinado a despertarlos al sentido de las realidades eternas, a fin de que den oídos a la invitación que se les hace para ir a la mesa del Señor” (Palabras de vida del gran Maestro, pág. 180).

 

Siempre preparados

3. Con el gran día del Señor acercándose y sabiendo la experiencia de la generación de Noé, ¿qué llamado hacer el Señor?

Mateo 24:42-44

Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. 43Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. 44Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.

“No conocemos el tiempo exacto de la venida de nuestro Señor. Pero sea que ocurra este año, o el próximo, o más adelante, Cristo nos dijo que vendrá como ladrón en la noche. A todos nos dice: ‘Velad’. Para muchos vendrá a la hora que no esperan. Al tiempo de su venida los hombres se preguntarán: ‘¿Dónde está la promesa de su advenimiento?’…

“Si alguna vez los centinelas de Dios necesitaron estar en guardia es ahora… La trompeta debe dar un sonido certero. Debe proclamarse la verdad para que la tierra entera sea alumbrada con la gloria de Dios; pero reconocerán la luz solamente los que quieran conocer la diferencia entre la santidad y el pecado” (Alza tus ojos, pág. 363).

 

4. En la parábola de las diez vírgenes, todas estuvieron esperando que el esposo llegara a la fiesta, pero ¿qué sucedió con cinco de ellas? Por lo tanto, ¿cuál es la advertencia del Señor para hoy?

Mateo 25:6, 7, 10-13

Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle! 7Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas… 10-13Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. 11Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! 12Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. 13Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

Lucas 12:40

Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.

Marcos 13:37

Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad.

“Que nadie siga el ejemplo de las vírgenes necias, y piense que será seguro esperar hasta que venga la crisis, antes de obtener una preparación del carácter para estar firme en ese tiempo. Será demasiado tarde buscar la justicia de Cristo cuando se llame a los invitados para examinarlos. Ahora es el momento de revestirse de la justicia de Cristo, el traje de bodas que os habilitará para entrar en la cena de bodas del Cordero. En la parábola, las vírgenes necias aparecen pidiendo aceite, sin que lo consiguieran. Esto es un símbolo de los que no se han preparado desarrollando un carácter para permanecer en el tiempo de crisis… El carácter no es transferible. No puede comprarse ni venderse; debe adquirirse. El Señor ha dado a cada uno la oportunidad de obtener un carácter recto…, mas no ha provisto una manera por medio de la cual un agente humano pueda impartir a otro a el carácter que él ha desarrollado…” (A fin de conocerle, pág. 352).

 

Gozo en su venida

5. ¿Cómo se regocijarán los fieles creyentes en el día de la venida de Jesús? ¿Con qué palabras maravillosas le saludarán?

Isaías 25:9

Y se dirá en aquel día: He aquí, éste es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará; éste es Jehová a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación.

“¡Jesús viene! Pero no para escuchar los ayes de la humanidad ni para oír la confesión de los pecados del pecador culpable, ni para dirigirle palabras de perdón; porque el caso de cada uno ya habrá sido decidido para vida o para muerte. Los que hayan vivido en pecado continuarán siendo pecadores para siempre. Los que hayan confesado sus pecados a Jesús en el santuario, que lo hayan hecho su amigo y hayan amado su venida, tendrán el perdón escrito por todos sus pecados, y después de haber purificado sus almas ‘mediante la obediencia a la verdad, permanecerán puros y santos para siempre’.

“Esfuércense por obtener una preparación cabal para encontrarse con Jesús, para que cuando él aparezca ustedes puedan exclamar con gozo: ‘He aquí, este es nuestro Dios a quien hemos esperado, y él nos salvará’. Entonces la vida eterna os pertenecerá, y seréis participantes de la gloria de Cristo, para escuchar eternamente su gloriosa voz de aprobación y contemplar su amable persona” (Exaltad de Jesús, pág. 373).

 

6. ¿Qué dijo Jesús que sucedería con alquellos que están listos para su venida y cumpliendo activamente las responsabilidades confiadas a ellos?

Mateo 24:46, 47

Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. 47De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá.

“¡Cuántos lamentarán las oportunidades perdidas cuando sea para siempre demasiado tarde! Hoy tenemos talentos y oportunidades, pero no sabemos por cuánto tiempo serán nuestros. Trabajemos, pues, mientras es de día; porque la noche viene, cuando nadie puede trabajar” (Testimonios para los ministros, pág. 167).

“Debemos ser vigilantes y velar por la venida del Hijo del hombre. También debemos ser diligentes. Se requiere de nosotros que obremos y esperemos; debemos unir las dos actitudes. Esto equilibrará el carácter cristiano, y lo hará simétrico y bien desarrollado. No debemos creer que nos toca descuidar todo lo demás y entregarnos a la meditación, el estudio o la oración, ni tampoco debemos rebosar apresuramiento y actividad, con descuido de la piedad personal. La espera, la vigilancia y el trabajo deben combinarse. ‘En el cuidado no perezosos: ardientes en espíritu; sirviendo al Señor’” (El hogar cristiano, pág. 19).

 

7. ¿Con qué invitación y bienvenida saludará el Señor a los redimidos de todas las generaciones?

Mateo 25:34

Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.

“Así se cumplirá la promesa de Cristo a sus discípulos: ‘Vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo’ (Juan 14:3). A aquellos que le hayan amado y esperado, los coronará con gloria, honor e inmortalidad. Los justos muertos se levantarán de sus tumbas, y los que estén vivos serán arrebatados con ellos al encuentro del Señor en el aire. Oirán lavoz de Jesús,… ‘Venid, benditos de mi padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo’ (Mateo 25:34)” (Los hechos de los apóstoles, pág. 27).

“Delante de la multitud de los redimidos se encuentra la ciudad santa. Jesús abre ampliamente las puertas de perla, y entran por ellas las naciones que guardaron la verdad. Allí contemplan el paraíso de Dios, el hogar de Adán en su inocencia. Luego se oye aquella voz, más armoniosa que cualquier música que haya acariciado jamás el oído de los hombres, y que dice: ‘Vuestro conflicto ha terminado’. ‘Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo’” (El conflicto de los siglos, pág. 628).

 

Para estudio adicional

“Nadie que ame a Jesús de veras se sentirá triste a causa de su segunda venida. Y a medida que nos aproximamos a la venida del Hijo del hombre, los que verdaderamente amamos a Jesús miraremos adelante con gozosa esperanza, y nos esforzaremos por estar listos y contemplar a Aquel a quien aman nuestras almas y que murió para redimirnos” (Exaltad a Jesús, pág. 373).

“El día viene, y está cercano, cuando cada fase del carácter se revelará por medio de tentaciones especiales. Los que permanezcan fieles a los principios, que ejerzan fe hasta el fin, serán los que habrán permanecido fieles bajo las pruebas durante el tiempo de gracia, y que habrán formado caracteres a la semejanza de Cristo. Los que han cultivado una estrecha relación con Cristo, mediante su sabiduría y gracia, son los participantes de la naturaleza divina. Pero ningún ser humano puede darle a otro devoción del corazón y nobles cualidades de la mente, y suplir sus deficiencias con poder moral” (A fin de conocerle, pág. 352).

* * *