Volver

Lección 26

Sábado, 23 de diciembre de 2017

 

Velad y estad listos

“Pronto el Señor ha de venir, y debo estar preparada para encontrarme con Él en paz. Estoy segura de que el mundo está preparándose para el último gran conflicto. Estoy decidida a hacer todo lo que esté a mi alcance para impartir luz a aquellos que me rodean. No estoy triste, sino feliz, y siempre he de tener al Señor Jesús delante de mí. Él regresará pronto, y debemos estar listos y velando para su venida. ¡Oh, cuán glorioso será verle y ser salva a través de sus méritos… El fin está cerca y debemos poner todas nuestras energías en la obra de preparación para trasladarnos de esta escuela inferior a la escuela del cielo” (Manuscript Releases, tomo 10, pág. 279).

 

Lo que no sabemos

1. Aunque el Señor dio señales específicas que antecederán su retorno, ¿dio Él una fecha exacta para aquel suceso glorioso? ¿Cuál es la importancia de esto?

Mateo 24:36

Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.

Marcos 13:32

Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.

“Los tiempos y las sazones son del dominio exclusivo de Dios. ¿Y por qué no nos ha dado Dios este conocimiento? Porque no haríamos un uso correcto de él si nos lo diera. De este conocimiento resultaría un estado de cosas tal entre nuestros hermanos que retardaría grandemente la obra de Dios de preparar un pueblo que permanezca en pie en el gran día que ha de venir. No hemos de embarcarnos en especulaciones con respecto a los tiempos y las sazones que Dios no ha revelado. Jesús dijo a sus discípulos que velaran, pero no respecto a un tiempo definido. Sus seguidores… han de vigilar, esperar, orar y trabajar, mientras se acerca el tiempo para la venida del Señor; pero nadie podrá predecir justamente cuándo vendrá ese tiempo; pues ‘del día y hora nadie sabe”. No podéis decir que él vendrá de aquí a un año, o dos, o cinco años, ni tampoco debéis postergar su venida declarando que no ocurrirá antes de diez o de veinte años…” (Review and Herald, 22 de marzo de 1892) El evangelismo, pág. 164.

 

Condiciones predominantes

2. ¿Qué condiciones predominarán en el tiempo del fin? Como en el tiempo de Noé, ¿cuán conscientes serán las personas de lo que les está sobreviniendo?

Mateo 24:37-39

Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.38Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.

Lucas 21:34, 35

Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día. 35Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra.

“¿Cómo era en los días de Noé? –‘Vió Jehová que la malicia de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal’. Los habitantes del mundo antediluviano se apartaron de Jehová y se negaron a hacer su santa voluntad. Siguieron sus propias imaginaciones profanas e ideas pervertidas. Y a causa de su perversidad fueron destruídos; y hoy el mundo está siguiendo el mismo camino. No ofrece señales halagüeñas de gloria milenaria. Los transgresores de la ley de Dios están llenando la tierra de maldad. Sus apuestas, sus carreras de caballos, sus juegos, su disipación, sus prácticas concupiscentes, sus pasiones indomables, están llenando rápidamente el mundo de violencia” (El deseado de todas las gentes, pág. 587).

 

La divinidad decide el destino

3. ¿Qué sucederá entonces, incluso dentro de la misma familia?

Mateo 24:40-41

Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. 41Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada.

Lucas 17:34

Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado, y el otro será dejado.

“Pero todavía hay lugar. Se dio entonces la orden: ‘Vé por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa. Porque os digo que ninguno de aquellos hombres que fueron convidados, gustará de mi cena’ (vers. 23, 24). Aquí tenemos una clase de gente que será rechazada por Dios porque despreció la invitación del Maestro. El Señor le dijo a Elí: ‘Yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco’ (1 Samuel 2:30). Cristo dice: ‘Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará’ (Juan 12:26). No podemos burlarnos de Dios. Si algunos que tienen la luz la rechazan o no la siguen, se convertirá en tinieblas para ellos” (Testimonios para la iglesia, tomo 2, pág. 37).

 

Alertas, preparados y listos

4. Teniendo en cuenta que el día y hora de la venida de Jesús son desconocidos y que las tinieblas espirituales y el materialismo serán reinantes en el mundo, ¿qué deberíamos hacer constantemente los hijos de Dios?

Mateo 24:42-44

Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. 43 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. 44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.

Lucas 21:36

Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.

“Podéis tener la seguridad de que Dios no da a nadie autoridad para decir que Cristo demora su venida cinco, diez o veinte años. ‘Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del hombre vendrá a la hora que no pensáis’ (Mateo 24:44). Este es nuestro mensaje, el mismo mensaje que están proclamando los tres ángeles que volaban por en medio del cielo. La obra que debe realizarse ahora consiste en proclamar el mensaje final de misericordia a un mundo caído. Una nueva vida está viniendo del cielo y posesionándose de todo el pueblo de Dios. Pero en la iglesia ocurrirán divisiones. Se formarán dos grupos. El trigo y la cizaña crecerán juntos hasta el momento de la cosecha” (Mensajes selectos, tomo 2, pág. 130).

“Ahora, el deber del pueblo que guarda los mandamientos de Dios es velar y orar…” (Conflicto y valor, pág. 115).

 

Activos y fieles

5. En lugar de ser distraídos o impactados por las circunstancias reinantes, ¿qué hará el buen siervo fiel hasta el mismo fin? ¿Qué pensamiento debería ser primordial en cada mente?

Mateo 24:45

¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo?

Marcos 13:34

Es como el hombre que yéndose lejos, dejó su casa, y dio autoridad a sus siervos, y a cada uno su obra, y al portero mandó que velase.

“Mi corazón se llena de angustia… Los ministros están dormidos; los miembros laicos también; y el mundo perece en el pecado. Que Dios ayude a su pueblo a despertarse, a andar y obrar como hombres y mujeres que están en el umbral del mundo eterno. Pronto una terrible sorpresa sobrecogerá a los habitantes del mundo. Cristo vendrá repentinamente, con poder y grande gloria. Entonces no habrá tiempo para prepararse para recibirlo. Ahora es el tiempo en que hemos de dar el mensaje de advertencia.

“Somos mayordomos a quienes nuestro Señor ausente ha encomendado el cuidado de su familia de fe y sus intereses, que él vino a esta tierra a atender. Ha regresado al cielo, dejándonos a nosotros a cargo, y espera que velemos y esperemos por su venida. Seamos fieles a nuestro cometido para que cuando venga de repente, no nos halle durmiendo” (Testimonios para la iglesia, tomo 8, pág. 44).

 

Abuso, maltrato y consecuencias

6. ¿Qué inclinaciones malas tienden a surgir en el corazón del hombre cuando no se cumplen sus expectativas? ¿Qué destino terrible le espera a todos los que usan las circunstancias para justificar la tortura a su prójimo?

Mateo 24:48-51

Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; 49y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, 50vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, 51y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.

“Me ha sido mostrado que la mayor razón por la cual los hijos de Dios se encuentran ahora en este estado de ceguera espiritual, es que no quieren recibir la corrección. Muchos han despreciado los reproches y amonestaciones a ellos dados. El Testigo Fiel condena el estado tibio de los hijos de Dios, que da a Satanás gran poder sobre ellos en este tiempo de espera y vigilancia. Los egoístas, los orgullosos y los amantes del pecado no son nunca asaltados por dudas. Satanás sabe sugerir dudas e idear objeciones al testimonio directo que Dios envía, y muchos piensan que es una virtud, un indicio de inteligencia en ellos ser incrédulos, dudar y argüir. Los que desean dudar tendrán bastante oportunidad de hacerlo. Dios… da pruebas, que deben ser investigadas cuidadosamente con una mente humilde y un espíritu susceptible de enseñanza, y todos deben decidir por el peso de las evidencias” (Testimonios para la iglesia, tomo 3, pág. 145).

 

La recompensa de la fidelidad

7. ¿Qué gracia y honra serán concedidas a los fieles hijos de Dios? ¿Qué recompensa les otorgará el Señor?

Mateo 24:46, 47

Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. 47 De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá.

Juan 12:26

Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.

“Comunicando a otros la gracia que recibimos, somos hechos partícipes de las ricas bendiciones de Dios. La obediencia a su voluntad mantendrá el alma en el amor de Cristo. Uníos con Cristo  y con Dios, y reflejad su gloria a las almas que están por perecer. Exista una reconversión del alma por parte de aquellos que se han vuelto negligentes e indiferentes. Si miramos a la humanidad sufriente con ojos que ven su necesidad, y obedecemos el mandao de Cristo, ‘Id hoy a trabajar en mi viña’…

“Somos vencedores ayudando a otros a vencer. Vencemos mediante la sangre del Cordero, y mediante la palabra de nuestro testimonio. La observación de los mandamientos de Dios producirá en nosotros un espíritu obediente, y el servicio que es el fruto de un espíritu tal, es aceptado por Dios. ¡Oh, que todos nosotros en el día del galardón final podamos oír las palabras dichas a cada uno, ‘¡Bien hecho, buen siervo fiel!’ ¿Cuántos en nuestras iglesias tratarán de dar un ejemplo tal que refleje a la humanidad la Luz del mundo?” (Review and Herald, 25 de febrero de 1909).

 

Para estudio adicional

“Los justos y los pecadores estarán viviendo aún sobre la Tierra en su estado mortal: los hombres estarán plantando y edificando, comiendo y bebiendo, inconscientes de que arriba, en el santuario celestial, habrá sido pronunciada la decisión final e irrevocable. Antes del diluvio, después que Noé entró en el arca, Dios lo guardó allí, y dejó a los impíos afuera; pero la gente, ignorando que su condena estaba determinada, prosiguió por siete días más en su descuido, en su vida amante de placeres, y se mofaron de las advertencias del juicio inminente. ‘Así’, dice el Salvador, ‘será la venida del Hijo del Hombre’. La hora decisiva que fijará el destino de cada hombre, el retiro final de la misericordia ofrecida a los culpables, vendrá silenciosa, inadvertidamente, como ladrón en la noche.

“Los hombres se están dejando adormecer en una seguridad fatal y solo despertarán cuando la ira de Dios se derrame sobre la Tierra” (Maranata: El Señor viene, pág. 272).

* * *