Volver

Lección 07

Sábado, 18 de febrero de 2017

"Victoria sobre el odio y la persecución"

 

“No podemos pensar que por caminar en la senda de la obediencia escaparemos de las pruebas, porque el enemigo hará todo lo que esté en su poder para impedir que alcancemos el cielo. Pero el Salvador ha prometido ayudarnos. ¿Tiene pruebas? También Jesús las tuvo. ¿Es tentado? También Él fue tentado en todo, tal como nosotros. ‘En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios’ (Juan 1:10-12)” (Alza tus ojos, pág. 323).

Lo que el mundo da

1. Sabiendo lo que les esperaba en el mundo, ¿qué les dijo Jesús a sus discípulos con anticipación? Dado que Jesús fue aborrecido ¿qué deberíamos prever?

 

Juan 15:18 Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros.

 

“Al separarnos del mundo y de sus costumbres, afrontaremos el desagrado de los mundanos. El mundo odió a Aquel que era la personificación de la virtud, porque era mejor que ellos. El siervo no es mayor que su Señor. Si nuestros caminos agradan a Dios, el mundo nos odiará. Si la majestad del cielo vino a esta tierra y soportó una vida de humillación y una muerte vergonzosa, ¿por qué retrocederemos al ver que la obediencia involucra una cruz? Si Él fue perseguido, ¿podemos esperar nosotros un tratamiento mejor?... Yo les señalo al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. El confortará y sostendrá a todos los que acudan a Él en busca de ayuda...” (Alza tus ojos, pág. 323).

 

2. ¿Cuál es la razón para este odio? Verdaderamente, ¿podemos decir que no pertenecemos al mundo y por eso somos odiados?

 

Juan 15:19 Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.

 

“Habéis acariciado la opinión de que la razón porque el mundo se opone tanto a nosotros como pueblo, es que somos demasiado antisociales, demasiado sencillos en nuestro vestido, y demasiado estrictos en cuanto a las diversiones se refiere, que nos apartamos demasiado del mundo en conducta y normas. Habéis pensado que si fuésemos menos exclusivos y nos relacionásemos más con los mundanos, sus opiniones e impresiones acerca de nosotros cambiarían grandemente. Pero este es el error más grande que pueda afectar la mente humana” (Testimonios para la iglesia, tomo 5, pág. 409).

Rechazo y persecución

3. Cuando la venida de Jesús se acerque ¿cuál será la actitud del mundo hacia el mensaje del evangelio? ¿Cuál es la verdadera razón para dichas actitudes en contra del pueblo de Dios?

 

Juan 15:20, 21 Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra. 21Mas todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado.

 

“Como Israel, los cristianos ceden a menudo a la influencia del mundo, y se amoldan a sus principios y costumbres para ganar la amistad de los impíos; pero al fin se verá que estos supuestos amigos son sus enemigos más peligrosos. La Biblia enseña clara y expresamente que no puede haber armonía entre el pueblo de Dios y el mundo. ‘Hermanos míos, no os maravilléis si el mundo os aborrece’ (1 Juan 3:13). Nuestro Salvador dice: ‘Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me aborreció antes que a vosotros’ (Juan 15:18). Satanás obra por medio de los impíos, bajo el disfraz de una presunta amistad, para seducir a los hijos de Dios y hacerlos pecar, a fin de separarlos de él, y una vez eliminada la defensa de ellos, inducirá a sus agentes a volverse contra ellos y procurar su destrucción” (Patriarcas y profetas, pág. 602).

“Los amigos de la verdad de Cristo siempre serán perseguidos por una generación oportunista. Habrán fanáticos nombrados por los enemigos de la reforma. Las verdades ardientes de la palabra de Dios, que condenan el pecado, y amonestan para justicia no son agradables para los hacedores de maldad. Todo verdadero seguidor de Cristo debe tener el espíritu de un mártir, listo para sacrificar todo y no perder el favor de Dios” (Signs of the Times, 7 de febrero de 1878).

Conocimiento y responsabilidad

4. ¿Podemos decir que la generación del tiempo de Jesús simplemente no tuvo suficiente evidencia para creer en Él y en su mensaje? ¿Pudieron dar al Señor alguna excusa para no creer en Él?

 

Juan 1:5; 15:22, 24 La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella… 15:22Si yo no hubiera venido, ni les hubiera hablado, no tendrían pecado; pero ahora no tienen excusa por su pecado… 24Si yo no hubiese hecho entre ellos obras que ningún otro ha hecho, no tendrían pecado; pero ahora han visto y han aborrecido a mí y a mi Padre.

“Son muchos los que en la actualidad se aferran a las costumbres y tradiciones de sus padres. Cuando el Señor les envía alguna nueva luz se niegan a aceptarla porque sus padres, no habiéndola conocido, no la recibieron. No estamos en la misma situación que nuestros padres, y por consiguiente nuestros deberes y responsabilidades no son los mismos tampoco. No nos aprobará Dios si miramos el ejemplo de nuestros padres para determinar lo que es nuestro deber, en vez de escudriñar la Biblia por nosotros mismos. Nuestra responsabilidad es más grande que la de nuestros antepasados. Somos deudores por la luz que recibieron ellos y que nos entregaron como herencia, y deudores por la mayor luz que nos alumbra hoy procedente de la Palabra de Dios” (El conflicto de los siglos, pág. 174).

Por qué el mensaje es rechazado

5. Si a una persona le atrae la oscuridad, ¿cómo puede él, lógicamente hablando, apreciar y aceptar la luz? ¿Cuáles son las verdaderas razones para negar el mensaje del evangelio?

 

Juan 3:19, 20 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. 20Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.

 

“Los que tienen la oportunidad de oír la verdad, y así no se esfuerzan por oírla o entenderla, pensando que si no la oyen, no serán responsables, serán declarados culpables ante Dios igual como si hubiesen oído y rechazado. No habrá excusa para los que eligen andar en el error, cuando entiendan lo que es la verdad. En sus sufrimientos y muerte, Jesús había hecho expiación por los pecados por ignorancia, pero no se ha hecho provisión para la ceguera voluntaria…

“No seremos responsabilizados por la luz que no ha llegado a nuestra percepción, pero sí por la que hemos resistido y rechazado. Un hombre no podría comprender la verdad que nunca le ha sido presentada, y por lo tanto no podría ser condenado por la luz que nunca ha tenido. Pero si tuvo la oportunidad de oír el mensaje, y conocer la verdad, y aun así se negó a mejorar su oportunidad, estará entre el número de quienes Cristo dijo: ‘No queréis venir a mí para que tengáis vida’. Aquellos que deliberadamente se colocan en donde no tendrán una oportunidad de oír la verdad, serán contados entres los que han oído la verdad, y persistentemente resistieron sus evidencias” (Review and Herald, 25 de abril de 1893; Seventh-day Adventist Bible Commentary, tomo 5, pág. 1145).

Amor por el Padre y aceptación del Hijo

6. Si alguien rechaza y odia a Jesús, ¿puede entonces amar y obedecer al Padre? ¿Qué harán los que creen y aman al Padre verdaderamente?

 

Juan 15:23 El que me aborrece a mí, también a mi Padre aborrece.

1 Juan 2:23 Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre.

2 Juan 1:9 Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo.

Juan 8:42 Jesús entonces les dijo: Si vuestro padre fuese Dios, ciertamente me amaríais; porque yo de Dios he salido, y he venido; pues no he venido de mí mismo, sino que él me envió.

“El que niega la personalidad de Dios y de su Hijo Jesucristo, niega a Dios y a Cristo. ‘Si lo que habéis oído desde el principio permanece en vosotros, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre’. Si continuáis creyendo y obedeciendo las verdades que abrazasteis primero respecto a la personalidad del Padre y el Hijo, estaréis unidos juntamente con Él en amor. Se verá aquella unión por la que Cristo oró justo antes de su juicio y crucifixión” (Review and Herald, 8 de marzo de 1906).

Perseverancia y bendición

7. ¿Es posible imaginar que una persona pueda odiar a alguien sin una verdadera razón? ¿Exactamente qué experimentarán los hijos de Dios cuando sufran odio y persecución?

Salmos 35:19; 69:4 No se alegren de mí los que sin causa son mis enemigos, ni los que me aborrecen sin causa guiñen el ojo… 69:4Se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza los que me aborrecen sin causa; Se han hecho poderosos mis enemigos, los que me destruyen sin tener por qué. ¿Y he de pagar lo que no robé?

Juan 15:25 Pero esto es para que se cumpla la palabra que está escrita en su ley: Sin causa me aborrecieron.

Mateo 5:10-12 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. 11Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. 12Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

“Aunque la calumnia puede ennegrecer el nombre, no puede manchar el carácter. Este es guardado por Dios. Mientras no consintamos en pecar, no hay poder humano o satánico que pueda dejar una mancha en el alma. El hombre cuyo corazón se apoya en Dios es, en la hora de las pruebas más aflictivas y en las circunstancias más desalentadoras, exactamente el mismo que cuando se veía en la prosperidad, cuando parecía gozar de la luz y el favor de Dios. Sus palabras, sus motivos, sus hechos, pueden ser desfigurados y falseados, pero no le importa; para él están en juego otros intereses de mayor importancia. Como Moisés, se sostiene ‘como viendo al Invisible’, no mirando ‘las cosas que se ven, sino las que no se ven’” (El discurso maestro de Jesucristo, pág. 31).

Preguntas de reflexión

• ¿Es la oposición al mensaje del evangelio algo que estuvo presente en el tiempo de Jesús, o se remonta a la historia antigua?

• Puesto que Jesús fue el más puro y más santo que alguna vez vivió en la tierra, ¿cómo podemos explicar el odio y la violencia desatados sobre Él?

• ¿Te sientes preparado para enfrentar semejante oposición espiritual en contra tuya en cualquier momento?

Para estudio adicional

“Cristo sabe todo lo que los hombres han entendido mal e interpretado erróneamente. Con buena razón, por aborrecidos y despreciados que se vean, sus hijos pueden esperar llenos de confianza y paciencia, porque no hay nada secreto que no se haya de manifestar, y los que honran a Dios serán honrados por él en presencia de los hombres y de los ángeles…

“‘Cuando por mi causa os vituperen y os persigan –dijo Jesús– gozaos y alegraos’. Señaló a sus oyentes que los profetas que habían hablado en el nombre de Dios habían sido ejemplos ‘de aflicción y de paciencia’. Abel, el primer cristiano entre los hijos de Adán, murió mártir. Enoc anduvo con Dios y el mundo no lo reconoció. Noé fue escarnecido como fanático y alarmista. ‘Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles’. ‘Unos fueron atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor resurrección’” (El discurso maestro de Jesucristo, pág. 31).