- 32 -

El Sellamiento de los 144.000

 

 

1. Principio

Creemos que la Biblia describe dos clases de redimidos, es decir, la gran multitud que comienza con Adán y llega hasta el fin del tiempo de gracia, y un grupo de 144.000 en número.

La obra del sellamiento de los 144.000 comenzó con el anuncio del tercer mensaje angélico. Los sellados prueban su fidelidad por su obediencia a los Diez Mandamientos. Se distinguen por la observancia del sábado, el cual constituye el sello de Dios. Creemos que el sellamiento durará hasta la conclusión del tiempo de gracia y el Israel espiritual será reunido de todos los pueblo, tribus y lenguas. Apocalipsis 7:2-8; 14:1-5.

El sello de Dios es una señal de la redención. Todos aquellos que eligen a Jesucristo como su Salvador y se someten a su dirección experimentarán un cambio en su carácter.

Recibirán su justicia y bajo la influencia del Espíritu Santo serán cada vez más semejantes a Cristo y llevarán los frutos de la obediencia. Uno de los frutos es la observancia del santo sábado, el cual es denominado sello o señal de vinculación entre Dios y los creyentes. Ezequiel 20:12, 20.

Los sellados que han muerto serán resucitados mediante una resurrección especial poco antes del regreso de Cristo, y se unirán con los sellados vivos.

Justo oirán la voz de Dios proclamar el pacto de paz con su pueblo.

Como “primicias” de la redención atestiguarán la segunda venida de Cristo y verán resucitar la gran multitud junto con quienes ascenderán para ser recibidos por Cristo. Daniel 12:1,2; Apocalipsis 1:7.

“La señal o sello de Dios se revela en la observancia del séptimo día, monumento recordativo de la creación por el Señor…

“La marca de la bestia es lo opuesto a esto: la observancia del primer día de la semana…

“De los diez mandamientos, sólo el cuarto contiene el sello del gran Legislador, Creador del cielo y de la tierra.” 3 Joyas de los Testimonios, 232, 17.

 

2. Introducción

“No tengo yo esto guardado, sellado en mis tesoros?” Deuteronomio 32:34. De acuerdo a la declaración de este versículo el sello implica propiedad o pertenencia, así como confirmación o seguridad de tal identificación.

Antiguamente el acto de sellar implicaba autenticidad, legalidad e identificación del dueño del sello, tal como se expone en las siguientes citas bíblicas: “…escribió cartas en nombre de Acab, y las selló con su anillo” 1 Reyes 21:8 “… en nombre del rey Asuero fue escrito, y sellado con el anillo del rey” Ester 3:12.

También el Señor ordenó, en ciertas ocasiones, a sus profetas que sellaran el mensaje recibido: “Tú empero, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin…” Daniel 12:4.

Y a otro profeta, Juan, le indicó que no sellara la profecía recibida: “No selles las palabras de la profecía de este libro; porque el tiempo está cerca” Apocalipsis 22:10.

“Amados hermanos y hermanas, dejemos que los mandamientos de Dios y el testimonio de Jesús estén siempre presentes en nuestros pensamientos y que ahuyenten las preocupaciones mundanales. Sean ellos nuestra meditación cuando nos acostamos y cuando nos levantamos. Vivamos y actuemos teniendo plenamente en cuenta la venida del Hijo del hombre. El tiempo del sellamiento es muy corto, y pronto terminará. Ahora, mientras los cuatro ángeles están reteniendo los cuatro vientos, es el momento en que debemos asegurar nuestra vocación y elección.” Primeros Escritos, 59.

 

3. Definición

“Ata el testimonio, sella la ley entre mis discípulos” Isaías 8:16. Unicamente uno de los diez mandamientos de la ley de Dios reune los rasgos distintivos de un sello:

 

1. Nombre: Señor “Mas el día séptimo es sábado, consagrado al Señor, tu Dios” Éxodo 20:10.

2. Título: Creador “Porque en seís días hizo Jehová los cielos y la tierra, la mar y todas las cosas que en ellos hay” Éxodo 20:11.

3. Territorio: Cielo y Tierra “Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, la mar y todas las cosas que en ellos hay” Éxodo 20:11.

 

Así pues, el cuarto mandamiento, que el Señor declara:

1. Recordar: “Acordarte has del día de reposo” Éxodo 20:8.

2. Santificar: “…para santificarlo” Éxodo 20:8.

3. Bendecido: “… Jehová bendijo el día del reposo …” Éxodo 20:11.

 

Además las citas de Éxodo 31:17 y Ezequiel 20:20, el sábado es calificado como señal entre Dios y su pueblo.

Por lo tanto, el sábado es el sello de Dios, porque le identifica no sólo a El, sino también a los que son hijos verdaderos, tal como se indica en Apocalipsis 7:2, 3 “Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz …No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios”. Estos hijos de Dios son identificados con el sello de Dios en sus frentes, los cuales se describen más tarde en Apocalipsis 14:1 “Después miré, he aquí el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sión, y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente”.

Después de exponer su número y su rasgo distintivo, también se presenta su carácter en Apocalipsis 14:5 “Y en su boca no fue hallado mentira, pues son sin mancha delante del trono de Dios”.

“Muy preciosa es para Dios su obra en la tierra. Cristo y los ángeles celestiales están velando sobre ella en todo momento. A medida que nos acerquemos a la venida de Cristo, más obra misionera debemos hacer.

El mensaje del poder renovador de la gracia de Dios será proclamado a todo país y clima, hasta que la verdad circunde el mundo. Entre los que serán sellados habrá quienes vendrán de toda nación, tribu, lengua y pueblo.

De todo país se reunirán hombres y mujeres que estarán delante del trono de Dios y del Cordero exclamando: “La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero” (Apoc. 7: 10).” Consejos para Mestros, Padres y Alumnos, 518.

 

4. Características

Es importante analizar las características de este grupo de salvos: 144.000, las cuales se presentan a contiuación:

 

1. Viven en el tiempo del fin

 “… No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que sellemos a los siervos de nuestro Dios en sus frentes” Apocalipsis 7:3.

 Hasta que todos los hijos de Dios no están sellados y el número ha sido completado no se derraman las plagas descritas en Apocalipsis 16.

 

2. Sufren a causa de los pecados de otros

 “Y díjole Jehová: Pasa por en medio de la ciudad, por medio de Jerusalem, y pon una señal en la frente a los que gimen y que claman a causa de las abominaciones que se hacen en medio de ella” Ezequiel 9:4.

    Se caracterizan por su espíritu de intercesión en favor de sus semejantes y la sensibilidad hacia el pecado que les causa sufrimiento, ya que se encuentra entre aquellos que son sus hermanos en la fe, Apocalipsis 7:17, última parte.

 

3. Pasan por gran tribulación

 “…Estos son los que han venido de gran tribulación …” Apocalipsis 7:14.

     De acuerdo con Daniel 12:1 poco antes de la venida de Cristo el pueblo de Dios pasará por un tiempo de angustia que nunca ha habido ni habrá.

 

4. Sufren a causa de las plagas

 “No tendrán más hambre, ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni otro ningún calor” Apocalipsis 7:16.

 En este versículo se citan algunas de las plagas que se describen en Apocalipsis 16, y aunque ellos no las reciben si sufren parcialmente a causa de su efecto sobre la tierra.

 

5. Cantan un cántico nuevo

 “Y cantaban como un cántico nuevo delante del trono, … y ninguno podía aprender el cántico sino aquellos ciento cuarenta y cuatro mil…” Apocalipsis 14:3.

    Cantan el himno de Moisés y del Cordero, el cual es el cántico de su experiencia y magnifica liberación, tal como se cita en Apocalipsis 15:3.

6. Tienen el conocimiento del triple mensaje angélico

 “… habían alcanzado la victoria de la bestia, y de su imagen, y de su señal, y del número de su nombre …” Apocalipsis 15:2.

     No han realizado ningún compromiso con el error y han rechazado cualquier relación con éste, pues se identifican por mantener la ley de Dios en alto, de acuero a Apocalipsis 14:12.

 

7. Grupo especial

 “… primicias para Dios y para el Cordero” Apocalipsis 14:4.

 Se destacan por ser un grupo especial de salvos, ya que pertenecen a un epoca especial de la historia de este mundo, la última, de acuerdo con Apocalipsis 14:3-5.

“El sello del Dios viviente se coloca sobre aquellos que con plena conciencia guardan el día de reposo de Jehová.” 7 Comentario Biblico, 991.

 

5. Referencias

En las Sagradas Escrituras se presenta, además del sello del sábado, otros aspectos que se relacionan con el sellamiento, como por ejemplo:

 

• Sellamiento de Dios

 “Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió es Dios, el cual también nos ha sellado, y dado la prenda del Espíritu en nuestros corazones” 2 Corintios 1:21, 22.

 

• Sellamiento del Espíritu Santo

 “Para que seamos para alabanza de su gloria, nosotros que antes esperamos en Cristo. En el cual esperasteis también vosotros en oyendo la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salud; en el cual también desde que creísteis, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa” 1 Corintios 1:12, 13.

 

•  Sellamiento en Cristo

 “Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo” 2 Timoteo 2:19.

 

“El sello del Dios viviente sólo será colocado sobre los que son semejantes a Cristo en carácter.” 7 Comentario Biblico, 981.

 

6. Comentarios

“Vi que la prueba actual acerca del sábado no podía producirse antes que terminase la mediación de Cristo en el lugar santo y él hubiese pasado al interior del segundo velo.

Por lo tanto, los cristianos que durmieron antes que se abriese la puerta de acceso al santísimo cuando terminó el clamor de medianoche, el séptimo mes, en 1844, sin haber guardado el verdadero día de reposo, descansan ahora en esperanza; porque no tuvieron la luz ni la prueba acerca del sábado que tenemos ahora desde que la puerta se abrió.

Vi que Satanás estaba tentando acerca de este punto a algunos de los hijos de Dios.

Debido a que tantos buenos cristianos se durmieron en los triunfos de la fe sin haber guardado el verdadero día de reposo, dudaban de que éste fuese una prueba para nosotros ahora...

En este tiempo de sellamiento Satanás está valiéndose de todo artificio para desviar de la verdad presente el pensamiento del pueblo de Dios y para hacerlo vacilar.-PE 42-43 (1851).

Vi que ella [la Sra. Hastings] estaba sellada, que se levantaría y se pondría en pie sobre la tierra, y estaría con los ciento cuarenta y cuatro mil. Vi que no necesitábamos afligirnos por ella; descansada durante el tiempo de angustia. -2MS 301 (1850).

Viven en nuestra tierra quienes han pasado de los noventa años de edad. En su debilidad se ve el resultado natural de la vejez; pero creen en Dios, y Dios los ama. El sello de Dios está sobre ellos, y estarán en el número de quienes ha dicho el Señor: “Bienaventurados... los muertos que mueren en el Señor”. -7CBA 993 (1899).

¡Ojalá que el sello de Dios sea colocado sobre nosotros! Todo el que es hijo de Dios recibirá dentro de poco el sello divino. ¡Ojalá sea colocado sobre nuestras frentes! ¿Quién puede soportar el pensamiento de ser pasado por alto cuando el ángel vaya sellando a los siervos de Dios en sus frentes?-7CBA 981 (1889).

Si los que creen en la verdad no son sostenidos por su fe. en estos días comparativamente apacibles, ¿qué los sostendrá cuando venga la gran prueba y sea promulgado el decreto contra aquellos que no quieran adorar la imagen de la bestia ni recibir su marca en su frente o en su mano?

Ese tiempo solenme no está lejos. En vez de volverse débiles e irresolutos, los hijos de Dios deben cobrar fuerzas y valor para el tiempo de la tribulación.-1JT 501” Eventos de los Ultimos Días, 227, 228.

 

7. Conclusión

“En sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha delante del trono de Dios. Apoc. 14:5.

El sello del Dios vivo será puesto únicamente sobre los que tienen en su carácter la semejanza de Cristo. Así como la cera recibe la impresión del sello, así también el alma debe recibir la impresión del Espíritu de Dios y conservar la imagen de Cristo. Muchos no recibirán el sello de Dios porque no guardan sus mandamientos, es decir, no producen frutos de justicia.La gran masa de cristianos profesos sufrirá una amarga desilusión en el día del Señor. No tienen en sus frentes el sello del Dios vivo. Por ser tibios e indiferentes deshonran a Dios mucho más que el incrédulo declarado. Se mueven a tientas, en tinieblas, cuando podrían andar en la claridad meridiana de la Palabra, guiados por Aquel que jamás se equivoca.

Aquellos a quienes el Cordero conducirá hacía fuentes de agua viva, y de cuyos ojos enjugará toda lágrima, son los que ahora están recibiendo el conocimiento y la sabiduría revelados en la Biblia, la Palabra de Dios...

No hemos de imitar a ningún ser humano. No existe ningún hombre suficientemente sabio que pueda servirnos de ejemplo. Debemos contemplar al Hombre Cristo Jesús, en quien habita plenamente la perfección de la justicia y la santidad.

El es el Autor y el Consumador de nuestra fe. El es el Hombre modelo.

Su experiencia es la medida de la experiencia que nosotros debemos obtener. Su carácter es nuestro modelo.

Por lo tanto, apartemos nuestra mente de las perplejidades y las dificultades de esta vida, y fijémosla en él, para que mediante la contemplación podamos ser transformados a su semejanza.

Podemos contemplar a Cristo con un fin elevado. Podemos volvernos a él con seguridad pues es omnisapiente.

A medida que lo contemplemos y pensemos en él, él se formará en nosotros, la esperanza de gloria.

Esforcémonos con todo el poder que Dios nos ha dado para hallarnos entre los ciento cuarenta y cuatro mil. Únicamente los que reciban el sello del Dios vivo obtendrán el salvoconducto para entrar por las puertas de la Santa Ciudad.” Dios nos cuida, 363.

 

© Copyright 2017, SMI - Conferencia General