por Marleny Buritica

Esta es una de las preocupaciones diarias de los padres, cómo proteger a sus hijos de las enfermedades que pueden atacarlos. Muchos recurren a los antibióticos, vitaminas, vacunación y alimentación, pero no siempre va a ser posible evitar que los niños se enfermen; lo que sí se puede hacer es tomar medidas preventivas para fortalecer su sistema inmunológico.

¿Qué es el sistema inmunológico?

Este es el sistema de defensa del cuerpo que actúa contra las infecciones. El sistema inmunológico ataca gérmenes invasores y ayuda al organismo a mantenerse sano. Dicho sistema se compone de una red de células, tejidos y órganos que trabajan en conjunto para proteger el cuerpo. Las células mencionadas son los glóbulos blancos (leucocitos) de dos tipos básicos (linfocitos y fagocitos), que se combinan para encontrar y destruir las sustancias u organismos que causan las enfermedades.

Se encarga de fabricar anticuerpos que localizan y neutralizan la enfermedad. De esta manera, el sistema inmunológico ayuda a destruir bacterias, virus y células infectadas. (Hirsch, 2019)

El sistema inmunológico desde el nacimiento

Desde el embarazo, el sistema inmunológico empieza a trabajar en pro del cuidado del feto, por eso es muy importante que la futura madre cuide su salud y se alimente de una forma adecuada para que influya positivamente en el desarrollo del bebé. Después del nacimiento, el bebé requiere de cuidados especiales, como cuando estaba en el vientre. La alimentación constante y el contacto con la madre todo el tiempo, dará como resultado un buen desarrollo del niño, lo cual será como un regalo que éste podrá disfrutar durante toda su vida. Bien se sabe que entre más amor se le dé a un niño, acompañado de buena alimentación, abrazos y cuidados,
el sistema inmune será más fuerte.

Fortalecer el sistema inmune mediante la alimentación

Durante toda la vida, el sistema inmunológico está en constante evolución para poder hacer frente a las diferentes enfermedades que van apareciendo. Por lo tanto, necesita en gran medida de un buen suministro de nutrientes que estén a su disposición, lo cual a su vez depende del estado de nuestro sistema digestivo y de los alimentos que ingerimos. De ahí que la alimentación juega un papel fundamental.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la leche materna como único alimento durante los primeros 6 meses de vida del bebé. Luego, a partir de esa edad, es recomendable evitar cualquier comida chatarra y darle una alimentación basada en verduras, legumbres, cereales y proteínas. También es fundamental el consumo de frutas con un alto contenido en vitaminas A, C y E y una adecuada hidratación. (Hernandez, 2011).

Conclusiones

Según lo anterior, podemos deducir que:

  • Un embarazo sano hará que el niño nazca fuerte.
  • Lactar al niño, por lo menos durante sus primeros seis (6) meses, favorecerá a un sano crecimiento y permitirá que su niñez y adolescencia sean óptimas.
  • Una alimentación balaceada fortalecerá el sistema inmune, haciendo que pueda defenderse más adecuadamente de las enfermedades.

 Recomendaciones

 •Tomar conciencia de la importancia de nuestro sistema inmunológico y de su debido cuidado, mediante la alimentación, así como manteniendo buenos hábitos de vida. Debido a que las enfermedades, incluyendo los virus, son cada vez más agresivas y mortales, prestemos atención al sistema inmunológico, ya que depende únicamente de nosotros que éste permanezca fuerte y capaz de defendernos.

Referencias

Sistema Inmunitario para niños: (Hirsch, 2019)
https://kidshealth.org/es/kids/immune-esp.html
Alimentación para potenciar tus defensas: (Hernandez, 2011)
https://www.webconsultas.com/dieta-y-nutricion/dieta-equilibrada/fortalecer-las-defensas-de-ninos-y-mayores-5335

por Marleny Buritica
Fisioterapeuta | Colombia

Ver la Página del Departamento de Educación