Libros y Revistas

“!!Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sion: !!Tu Dios reina!” Isaías 52:7.

Desde sus comienzos, el Movimiento Adventista tuvo un fuerte trabajo desde las editoriales, que fue impulsado con gran sacrificio. La base de este esfuerzo se muestra en la siguiente declaración de la pluma de Elena G. de White, y creemos que todavía es aplicable hoy y lo será hasta que Dios cierre su obra: “Nuestra obra de publicación se estableció según las instrucciones de Dios y bajo su dirección especial. Fue fundada para alcanzar un objeto preciso. Los adventistas del séptimo día han sido elegidos por Dios como pueblo particular, separado del mundo. Con el gran instrumento de la verdad, los ha sacado de la cantera del mundo y los ha relacionado consigo. Ha hecho de ellos representantes suyos, y los ha llamado a ser sus embajadores durante esta última fase de la obra de salvación. Les ha encargado que proclamen al mundo la mayor suma de verdad que se haya confiado alguna vez a seres mortales, las advertencias más solemnes y terribles que Dios haya enviado alguna vez a los hombres. Y nuestras casas de publicación se cuentan entre los medios más eficaces para realizar esta obra.” Consejos para la iglesia, p. 128.