A las Divisiones, Uniones, Campos, y los miembros de la iglesia mundial

Re: Situación pandémica del coronavirus y desafíos de la Iglesia

 

Queridos hermanos y amigos en Cristo:

Saludos con Hebreos 4:16:

 

“Por lo tanto, valientemente lleguemos al trono de la gracia, para que podamos obtener misericordia, y encontrar gracia en tiempos de necesidad.”

 

La Junta Ejecutiva de la Asociación General se reunió recientemente con los Líderes de la División, junto con los Líderes del Departamento Ministerial (MRI) y el Departamento de Salud, para discutir acerca de la situación global que está desafiando a nuestra iglesia y sus miembros. Los líderes de las divisiones informaron sobre la situación presente en sus respectivos continentes, países y las limitaciones y dificultades para nuestras iglesias. El Director del Departamento de Salud presentó el punto de vista médico de la situación actual, así como la importancia de las consecuencias de esta pandemia. El Departamento Ministerial presentó el punto de vista bíblico y espiritual. La Junta Ejecutiva de la Asociación General expresó su preocupación con respecto a esta situación y dio pautas relacionadas con la funcionalidad adicional de nuestras instituciones en todo el mundo. Unánimemente se decidió enviar una nueva circular actualizada a todas las iglesias, miembros y amigos de nuestra denominación.

 

Nuestra libertad

En medio de esta crisis mundial de salud, económica y social, como organización religiosa sin fines de lucro, creemos en los derechos humanos naturales básicos otorgados por Dios, como la libertad de culto, la libertad de reunión y la libertad de prensa. Esperamos que las restricciones actuales se apliquen solo por un tiempo limitado y que los gobiernos no restrinjan aún más nuestra libertad religiosa. Juan 8:32; 2 Corintios 3:17.

 

Fundamento bíblico de la crisis actual

Creemos que la crisis actual y el estallido de la pandemia de COVID-19 es una consecuencia de la transgresión de los Diez Mandamientos. “La tierra se lamenta y se desvanece, el mundo languidece y se desmaya, las personas arrogantes de la tierra languidecen. La tierra también está contaminada bajo sus habitantes; porque transgredieron las leyes, cambiaron la ordenanza, rompieron el pacto eterno” Isaías 24: 4, 5. Véase también Isaías 26:20, 21. Los testimonios inspirados dicen que el Espíritu Santo se está retirando de la tierra y, con Él, la protección y la bendición divinas. Esto significa que esta crisis no será la única, sino que se avecinan otras crisis en el ámbito sanitario, social y religioso. Sin embargo, no creemos que esta pandemia sea el fin del mundo. Según Mateo 24: 6-8, es solo el comienzo de dolores. “Y oirán hablar de guerras y rumores de guerras: vean que no se turben: porque todas estas cosas deben suceder, pero el final aún no ha llegado. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá hambres, pestes y terremotos en diversos lugares. Todo esto es el comienzo de dolores”. El Señor ha provisto a su iglesia con luz relacionada con la profecía y el desarrollo de eventos históricos, proporcionando información vinculada con las señales de los tiempos. Esperamos que se cumplan diferentes profecías antes de que llegue el final. Nuestro Señor Jesucristo claramente aconsejó a su iglesia que no se confunda con falsas alarmas, fechas, falsos profetas y maestros.

 

También creemos que esta crisis de salud internacional no es parte de las siete últimas plagas mencionadas en Apocalipsis 16. Creemos que las plagas vendrán después que haya finalizado el tiempo de gracia, y este aún no es el caso. Desafortunadamente, muchas especulaciones, información falsa, teorías de conspiración y otras se están difundiendo en las redes sociales. Le pedimos amablemente al pueblo de Dios, sus líderes y pastores que sean firmes, inamovibles en la Verdad Presente y que no difundan ni compartan materiales de este tipo.

 

Reuniones de la iglesia

Las epidemias y las enfermedades contagiosas han existido en el pasado y el libro de Levítico es el primer libro conocido de salud pública, que describe una serie de medidas preventivas y cómo combatir las enfermedades y preservar la salud de las personas. La lepra y otras enfermedades contagiosas infectaron al pueblo de Dios y, de acuerdo con la regulación bíblica, esas personas debían abstenerse de visitar el templo y debían separarse del campamento y las áreas residenciales. Sin embargo, los servicios en el templo no fueron descontinuados. En el Nuevo Testamento, el apóstol Pablo instó a los creyentes a no dejar de reunirse. Hebreos 10:25.

 

En la situación actual, se nos informó que en varios países es realmente difícil e imposible reunirse en los servicios públicos en nuestras iglesias. Las propiedades de alquiler están cerradas. El transporte público ya no está disponible o, si lo está, nuestros miembros están expuestos a una posible infección. Varios gobiernos han tomado medidas legales que prohíben las reuniones bajo la amenaza de multas y encarcelamiento que se impondrán a los infractores. En algunos lugares, a las personas no se les permite salir de sus residencias. Estamos muy tristes y nos solidarizamos con todos los hermanos y hermanas que encuentran tales limitaciones. Alabado sea el Señor, tenemos una solución para tales circunstancias. La reunión de pequeños grupos todavía es posible en muchos países. Los miembros de la familia y los vecinos pueden unirse y adorar. La promesa del Señor es: “Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” Mateo 18:20. Un ejemplo para nosotros es el fiel Daniel. Aunque el templo fue destruido, no dejó de orar y adorar. Aun arriesgando su vida, continuó orando abiertamente. Podemos hacer lo mismo en nuestros hogares, como la iglesia cristiana primitiva, y alabar el nombre del Señor. Daniel 6:10; Salmos 84:10, 11; Números 1:1, 2; Hebreos 10:25.

 

Si es imposible reunirse en pequeños grupos, aconsejamos a nuestros miembros que no resistan a las autoridades en esta restricción (Lucas 20:25), porque Dios ha proporcionado opciones eficientes de comunicación. Si no podemos reunirnos físicamente, aún podemos hacerlo virtualmente en línea o usando el teléfono. Consideremos que la limitación de la libertad religiosa se aplica a todos los grupos religiosos y no ha llegado al punto de imponer la marca de la bestia. No olvidemos que Dios controla nuestras vidas y nos da oportunidades preciosas en cualquier circunstancia. Consideren el testimonio sobre Juan el Evangelista: “Al exiliar a Juan, los enemigos de la verdad habían esperado silenciar para siempre la voz del fiel testigo de Dios; pero en Patmos el discípulo recibió un mensaje, cuya influencia debía continuar fortaleciendo la iglesia hasta el final de los tiempos. … Aquellos que desterraron a Juan se convirtieron en instrumentos en las manos de Dios para llevar a cabo el propósito del Cielo; y el esfuerzo mismo por extinguir la luz colocó la verdad en un brillo mayor” (Los Hechos de los Apóstoles, pág. 581).

 

Nos informaron que algunos de nuestros miembros en Europa han sido infectados con el Coronavirus pero, alabado sea el Señor, se han recuperado y están fuera de peligro. Recomendamos amablemente a todos los hermanos y hermanas de edad avanzada, aquellos con un sistema inmunitario débil o que padecen una enfermedad infecciosa que se abstengan de las reuniones físicas en las iglesias. También aconsejamos a nuestros hermanos y hermanas que no juzguen, criticando a aquellos que no asisten a reuniones físicas, sino que oren y busquen oportunidades para ayudar. 2 Crónicas 23:19.

 

Oportunidades en tiempo de crisis

En este tiempo cuando muchos tienen pánico y desesperación, el evangelio proporciona esperanza y alivio incomparable. Es una oportunidad única para compartir nuestra fe con nuestros amigos, vecinos, conocidos y cualquier persona que se conecte con nosotros, utilizando todos los medios de comunicación disponibles. 1 Reyes 8:37-39.

 

Recuerden que tenemos las páginas web de la Asociación General (www.sda1844.org), que proporcionan información actual y noticias, la página web del Departamento de Evangelismo de la Asociación General (www.biblewell.org en inglés, www.labibliatienerazon.org en español), Departamento Juvenil (www.uponhighplaces.org en inglés, www.sobrelasalturas.org en español) y el Departamento del Buen Samaritano (www.buonsamaritano.org), así como los sitios web de todas nuestras uniones y campos, que los líderes locales deben proporcionarles.

 

Recordemos que Dios ha predicho la crisis de salud en el mundo y le ha dado a nuestra iglesia la luz de la reforma de salud desde el año 1863. Este conocimiento precioso nos ha ayudado y protegido en muchas situaciones críticas. Hagámoslo saber a otros para que puedan beneficiarse.

 

Todos los líderes de departamentos en diferentes campos y uniones deben aprovechar la oportunidad para crear programas y materiales de inmediato y compartirlos con la hermandad. Dado que nuestros miembros estarán en casa, siguiendo las restricciones del gobierno, tendrán una oportunidad única de estudiar la Palabra de Dios, enriquecer su conocimiento, orar y adorar con más frecuencia que antes, participando en los programas de los departamentos.

 

En este momento de crisis, tenemos una oportunidad única de ofrecer nuestra ayuda a los necesitados. Debemos proporcionar nuestros servicios a los hermanos y hermanas ancianos y débiles en la fe y amigos, ayudándoles a obtener víveres y otros bienes esenciales. El Departamento del Buen Samaritano debería ser especialmente activo en todas las uniones y campos del mundo, proporcionando ayuda y asistencia a aquellos que se ven afectados no solo con el Coronavirus sino también con muchas otras enfermedades que se están ignorando, considerando los recursos limitados del gobierno.

La organización de la iglesia

Las limitaciones impuestas por los gobiernos en diferentes países no deberían desanimar a los líderes ni limitar las actividades. Como iglesia de Dios, debemos continuar brindando servicios, estudios bíblicos, asesoramiento y seminarios para nuestros miembros como lo hicimos en el pasado y aún más intensamente, utilizando los medios de comunicación. Todas las reorganizaciones o conferencias públicas que se planifican en los países con restricciones gubernamentales deben posponerse, pero todos los servicios de la iglesia, reuniones de grupos pequeños o virtuales en línea deben ser cuidadosamente organizados y realizados por nuestros líderes. Cada miembro de nuestra denominación debe recibir la ayuda y atención necesaria.

 

Día mundial de oración y ayuno

Se ha decidido asignar el sábado 11 de abril de 2020 como día mundial de ayuno y oración. Humillémonos y busquemos la intervención de nuestro Señor. Oremos por todos los que están enfermos, esperando que el Señor intervenga en esta crisis mundial de salud, social y económica.

 

Queridos hermanos, hermanas y amigos sean valientes y alienten a otros hermanos en la iglesia, en sus familias y en su comunidad. Dios les bendiga.

 

Sinceramente,

Vuestros hermanos en Cristo

 

Pastor Tzvetan Petkov Pastor Douglas Francis

Presidente de la Asociación General Secretario de la Asociación General

 

Download PDF